EN PAZ DESCANSE ROBERTO VERDUGO

Por Jesús ÁLVAREZ PALAFOX

Forjador de muchas generaciones de peloteros que llegaron a la meta de debutar en la pelota de paga, convertido en uno de los mejores instructores, Roberto Verdugo deja su huella en el béisbol mexicano y este lunes al filo de las dos y media de la tarde fue llamado por el creador.

Su muy famosa frase ¡¡¡Coñoooo¡¡¡. Dejará de escucharse cuando llegaban a saludarlo en los campos donde como mencionamos líneas arriba, forjo a varias generaciones de peloteros, su más grande logro como instructor fue darle brillo a un diamante que surgió de su escuela y junto con Manuel Bernal se encargaron de pulirlo, nos referimos al joven Andrés Muñoz quien ya marcó su debut en el mundo de las Grandes Ligas.

Un diamante que estaba escondido y entre Roberto y Manuel Bernal se encargaron de encontrarlo para darle el brillo.

Roberto Verdugo García, deja el mundo terrenal a los 73 años de edad y con la enorme satisfacción de ver como muchos jóvenes se forjaron para la pelota de paga y sobre todo ver como el mismo puso ese granito de arena ya que fueron muchos años como instructor además de buscador de los Diablos Rojos del México.

PARTE DE AQUELLA ANABE DE 1980

Quizá muchos no lo sepan, pero Roberto y sus hermanos fueron parte de aquel movimiento que revolucionó a la pelota mexicana, el movimiento de la ANABE en 1980.

Roberto nace en una familia tradicionalmente beisbolera oriundos del ejido Taxtes, Sostenes, novato del año en la Mex-Pac en 1963, Enrique, Sergio y Adán, fueron jugadores que dejaron huella en la pelota regional y ni se diga Roberto que incursionó en la pelota de paga.

Roberto y sus hermanos fueron parte de aquella revolución beisbolera en 1980 la cual no tuvo mucho futuro, él y sus hermanos se unieron al movimiento y como el mismo nos platicó se sufrió mucho pero piensa que pusieron a analizar a los directivos.

Roberto regreso al “Béisbol organizado” y muchos fanáticos lo recuerdan en aquella serie final de 1984 lanzando para los Ostioneros de Guaymas que enfrentaban a los Cañeros de Los Mochis.

Siempre lanzando en plan de relevo, a Roberto lo vimos después en la “Clemente Grijalva” como pitcher abridor en algunos equipos, aunque cabe mencionar que no descuidaba su etapa de cerrador en la fuerte pelota regional. Después el destino lo lleva a la instrucción del rey de los deportes así como scout de la Liga Mexicana donde como mencionamos líneas arriba, es parte de la formación de muchos jugadores que el mismo envió a la pelota profesional.

Tuvo la gran satisfacción de ver el desarrollo de sus hijos y quienes también lanzaron en la pelota profesional, incluso uno de sus nietos debutó la temporada pasada con los Tomateros de Culiacán, sin duda teniendo a un gran maestro como lo fue su abuelo.

Roberto vivió y gozo el béisbol profesional, y se va con una gran satisfacción. Desgraciadamente una enfermedad estomacal lo llevó a vivir sus últimos años con este problema, murió este lunes a las 14:30 horas en el hospital general a donde sus familiares lo llevaron pero desafortunadamente no pudo sobrevivir dejando un gran luto en el béisbol mexicano…..¡¡¡¡Coñoooooo¡¡¡ QEPD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *